sígueme :)

Saturday, January 2, 2010

Capítulo 8: Joe Háblame

Un día nuevo. Quedan pocos días para que acabe el colegio, y ya me inscribí en el acto de fin de año. Actúo sola, bueno de mi curso somos varias, pero mis compañeras no me caen muy bien, sino mal. Me llevo con cinco creo, y con todos los hombres.
Joe no se había inscrito. Mi vida apestaba, tanto que hice una lista de las cosas que habían hecho que mi vida fuera así:

¿Lo ven? Pero no entiendo por qué Joe está enojado conmigo, por qué no me habla. Es que ni siquiera tenemos una relación, somos simples amigos se supone. Para mi no, yo lo quiero como algo más, pero no creo que él me quiera de tal manera.
Vi a Joe caminando en frente mío y no me miró si quiera. Fui a su lado y le golpee la espalda. No soportaba más que me ignorara durante dos días.
- ¿Qué te pasa? –alegó.
- ¿Qué me pasa? ¿Qué te pasa a ti? –le grité de vuelta.
- ¿Por…qué la… pre-pregunta? –tartamudeó. ¿Por qué tartamudea? Sería realmente raro que se pusiera nervioso. Pero por mí.
- Es que… me preocupa tu comportamiento ante mí. –me puse nerviosa, y volvió la chica tomate.
- ¿Mi comportamiento? Dime si el tuyo es normal. –me dijo de manera fría. Le iba a responder pero sonó el famoso timbre. –Nos vemos.
- Sí, nos… vemos.
- ¡LUCY, ESPERA! –gritó.
¿Lucy? ¿Quién es Lucy? Ay, no. Esa no se va a poner en medio de mí camino hacia el corazón de Joe. Él es mío, no es de nadie más, sin contar su familia.
Fui a clases de… sí, adivinaron, con la bruja Rocío. Estuvieron aburridas como siempre, y también fui al castigo, lo usual.
En el castigo estaba… Joe conversando con la tal Lucy. Me miraba a cada rato, Joe, y yo no podía quitar mi mirada asesina de Lucy, hasta que Joe llegó a sentarse en frente mío.
- ¿Qué sucede, Claire? –me preguntó amablemente. -¿Por qué nos mirabas a cada rato? No estás celosa, ¿o sí?
- ¡Pff! ¿Celosa? ¿Celosa, yo? ¡Pff! ¡Pff! –estaba mintiendo, creo que Joe se dio cuenta, porque no sé mentir.
- Tú no me engañas, Claire. –me dijo riendo, tal vez sí sabía que yo no sabía mentir. –Me tengo que ir. –y se despidió con un beso en mi mejilla, pero yo no le di nada de besitos, ni abracitos. Estaba muy enfadada.
Tal vez exagero un poco mucho. La pena es que vive a tres cuadras de mi casa, y la mayoría de las veces me lo encuentro. Antes no me miraba, y ahora no lo veo porque ya no lo encuentro tantas veces como antes, ya que no voy al mismo centro comercial que antes.
Pelee tanto para que Joe me hablara, y esa simple discusión hizo que tal cosa sucediera. No lo puedo creer. Yo quería que fuera más dramático, para que hubiera ese beso tipo película al final de todo, pero parece que no es así en mi mundo. Al pensar en eso di un suspiro algo fuerte, porque toda la clase me miró fijamente.
- Claire, ¿terminaste? –iba a responder pero alguien toco la puerta, es decir: SALVADA.- ¡Pase!
- Hola profesora. ¿Cómo está? –era Matt, el compañero de curso de Joe. Era uno de sus mejores amigos supongo, ya que estaban peor que poto y calzón.
Matt había ido a entregar la lista. No sé por qué no me mandaron a mí, si yo soy la encargada. Es raro. Desde que hablé con Joe han pasado cosas extrañas… como esto. “Claire” ¿qué pasa conciencia? “Solo ha pasado una”, bueno sí, pero da igual.
- ¿Entonces, Claire?
- Entonces… ¿Qué? -¿de qué está hablando ahora la señora esa?
- La respuesta a mi pregunta. Supongo que me escuchaste, Claire.
- Amm… yo… -y justo sonó el timbre. ¡Bien! Siempre me salva el timbre que tanto odio. Timbre, ya te estoy queriendo.

2 comments:

Conchi said...

es desesperate joe!!!!!!!!!

Gaabita trilliza!! said...

escribe , o si no voy a dejar de comentar ... y de leer , me imagino yo como claire , aunque esta claro q no hay personajes para mi y mi hermana :(